27.10.16

La boca sangrando

la boca besa la otra boca
y como si la otra fuera 
un castillo de arena se derrumba
y en un ataque voraz se deshace 
se vuelve polvo y agua y después nada 
un beso profundo muy profundo de la boca primera 
deja un campo vacío y trágico sin saliva sin fuerza sin estructura 
desarmado atravesado por una lanza punzante y sangrienta que arde.