29.11.16

Como un acto de amor

voy en el auto tomando
la coca cola de litro fría
que compramos con los pibes
antes de salir de rosario.
mientras ellos duermen
se nos llenan los pelos de viento
y mientras el aire entra
por las cuatro ventanillas,
nos despeinamos cada vez más.
en el asiento de atrás
voy mirando y pensando
que los campos a la tarde
están más vacíos.
como un acto de amor
dejo entrar el viento
que me hace cerrar los ojos,
me hace volar todo,
me hace sentir que
me conecto conmigo y que acá
todo está mejor de lo que parece.